EL INCREIBLE ( SAMe ) UNO DE LOS SUPLEMENTOS MÁS IMPORTANTES Y EFICACES PARA TODO EL MUNDO

EL INCREIBLE ( SAMe ) UNO DE LOS SUPLEMENTOS MÁS IMPORTANTES Y EFICACES PARA TODO EL MUNDO

EL INCREIBLE ( SAMe ) UNO DE LOS SUPLEMENTOS MÁS IMPORTANTES Y EFICACES PARA TODO EL MUNDO

 

En un análisis de los estudios publicados realizados sobre  S-adenosil-metionina (SAMe), la Agencia estadounidense para la investigación y la calidad de la sanidad (AHRQ), concluyó que la SAMe podía tratar con éxito la depresión, la artritis y las enfermedades hepáticas, y de estas últimas en concreto, aquellas para las que ningún otro tratamiento había resultado eficaz.
La SAMe se descubrió por primera vez en 1952 en Italia, pero pasaron 24 años antes de que estuviera disponible en una forma estable que se pudiera estudiar. El primer estudio significativo sobre la depresión se publicó en 1976 y la SAMe se comercializó en Italia en 1980.
El organismo produce la SAMe de forma natural, pero en cantidad insuficiente (especialmente cuando llegamos a la cuarentena). La SAMe tiene una importancia crucial ante todo para el hígado, después para las glándulas suprarrenales y el cerebro.
La SAMe se forma en el cuerpo a partir de metionina y ATP. En cierta medida, la SAMe actúa como una vitamina B, pero hace muchas más cosas. Determinados químicos creen incluso que es la molécula más importante de nuestro organismo después de la ATP. De hecho, parece intervenir en numerosísimas reacciones.

 

Las tres principales son:

– La metilación: durante la metilación, la SAMe cede un grupo metilado que contribuye a diferentes reacciones de una importancia crucial, incluida la formación de ADN, proteínas, fosfolípidos y neurotransmisores, como la catecolamina y la serotonina.

– La transulfuración: al ceder un grupo azufrado, la SAMe favorece la producción de cartílago. Este proceso estimula la incorporación de sulfato en la matriz del cartílago, lo que explica el papel que desempeña en la artritis. La transulfuración conduce igualmente a la producción de acetilcisteína, taurina y del más importante antioxidante endógeno, el glutatión.

– La formación de poliamina: al ceder un grupo aminopropilo, la SAMe contribuye a la formación de espermina y espermidina que favorecen el crecimiento y la diferenciación celulares y tienen propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

La SAMe también permite la incorporación de fosfatidilcolina para mejorar la fluidez de las membranas. Afecta a los receptores beta-adrenérgicos, colinérgicos, GABA y probablemente también a otros receptores. La SAMe desempeña además una importante función en la formación de la hormona del crecimiento, la prolactina, la adrenalina y la melatonina, igual que en el buen funcionamiento de los receptores de insulina.

Poder antioxidante

Los resultados de un estudio en ratas demostró el potencial antioxidante de la SAMe poniendo de relieve su capacidad de prevenir la lipoperoxidación y proteger la síntesis continua de glutatión, el antioxidante endógeno más importante 1.
El tratamiento con la SAMe (10 mg/kg diarios) durante uno, seis y veintidós meses tuvo como resultado una reducción significativa de la acumulación de los marcadores del estrés oxidativo en el cerebro en relación con los sujetos que recibían un placebo.

 

EL SAMe EL INCREIBLE ( SAMe ) UNO DE LOS SUPLEMENTOS MÁS IMPORTANTES Y EFICACES PARA TODO EL MUNDO

 

Una acción antidepresiva

Numerosos problemas psiquiátricos, neurológicos y metabólicos se asocian a la reducción de la concentración de SAMe en el líquido cefalorraquídeo. Estos son en especial la depresión, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer o las complicaciones neurológicas relacionadas con el VIH. Los investigadores sugieren que estas enfermedades son problemas de la metilación.
La SAMe demostró ser eficaz para aliviar todas las formas de depresión, excepto las enfermedades maníaco-depresivas. Es especialmente útil en los tipos de depresión sin causa aparente.
Se cree que la SAMe ejerce su acción antidepresiva aumentando la síntesis de neurotransmisores que desempeñan un papel crucial en el humor, el comportamiento y las emociones.
Las investigaciones sobre el efecto antidepresivo de la SAMe se citó por primera vez en Italia en 1973 cuando los científicos que examinaban su acción en pacientes esquizofrénicos se dieron cuenta de que un buen número de pacientes analizados sufrían menos depresiones. Estos resultados inesperados desencadenaron la realización de un gran número de ensayos clínicos cuyo objetivo era comprobar y comprender estos enigmáticos resultados2.

Tras años de investigaciones una gran cantidad de trabajos concluyeron que la SAMe era como mínimo tan eficaz en el tratamiento de la depresión como sus homólogos farmacológicos y determinados estudios demostraron que su eficacia superaba a la de los medicamentos convencionales. Además, estos trabajos también indicaron que la SAMe tenía pocos efectos secundarios, que actuaba en unos días y que los pacientes ancianos la toleraban bien3.

Estos resultados se vieron confirmados por un ensayo clínico abierto realizado en 20 pacientes con depresión mayor que hasta ese momento no habían respondido a los antidepresivos clásicos. Tras haber recibido SAMe por vía oral todos los pacientes del grupo presentaron una mejoría significativa y siete de ellos mostraron una respuesta antidepresiva total4.

En 2002, el gobierno estadounidense publicó un informe detallado con el título «S-adenosil-L-metionina para el tratamiento de la depresión, la artrosis y las enfermedades hepáticas». Este informe representa una condensación de los datos recogidos en los numerosos estudios publicados en todo el mundo hasta el año 2000. Con el objetivo de ofrecer un veredicto imparcial, la Agencia federal para la investigación y la calidad de la asistencia sanitaria (una división del departamento estadounidense de Salud y Servicios Humanos) evaluó los datos precedentes de 102 estudios5.

La agencia analizó minuciosamente 47 estudios pertinentes sobre la SAMe y la depresión. 28 de ellos se incluyeron en un metaanálisis sobre la eficacia de la SAMe para combatir los síntomas de la depresión. La Agencia concluyó que «en comparación con los tratamientos que utilizan fármacos antidepresivos convencionales, el tratamiento con la SAMe no se asocia a diferencias de resultado significativas». En un lenguaje claro, la SAMe es igual de eficaz que un medicamento antidepresivo habitual para tratar la depresión. Diferentes estudios han destacado que los pacientes con frecuencia se sienten mejor hacia el séptimo o el décimo día de tomar el complemento. La mayoría de estos estudios utilizaban formulaciones orales y dosis de 1600 mg al día.

Investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard investigaron a 30 sujetos que seguían padeciendo depresión después de más de un mes de tratamiento con un medicamento antidepresivo, la venlafaxina.
Durante las seis semanas del estudio, los sujetos siguieron tomando su medicamento con una dosis inicial de 400 mg de SAMe dos veces al día. Al cabo de dos semanas, los sujetos pasaron a una dosis de 800 mg dos veces al día. Tras haber consultado a su médico, los pacientes tuvieron la oportunidad de elegir entre volver a una dosis de 400 mg o mantener la de 800 mg. Los investigadores analizaron los participantes con diferentes herramientas de medición de los síntomas de la depresión. Al final del estudio, en el 50 % de los sujetos los síntomas habían mejorado de forma significativa y el 43 % experimentó una remisión completa de su depresión6.

Los pacientes que padecen fibromialgia o enfermedad de Parkinson con frecuencia también presentan depresión sensible a un tratamiento con SAMe. En un estudio cruzado y doble ciego que estudiaba el efecto de la SAMe sobre la depresión asociada a la enfermedad de Parkinson, el 72 % de los pacientes experimentó mejoría tras un tratamiento con SAMe7. Esta última ejerce una acción beneficiosa sobre la dopamina, un neurotransmisor que aparece en la enfermedad de Parkinson.

Otros estudios en pacientes con fibromialgia muestran además mejorías tras un tratamiento con SAMe. Se sabe que actúa positivamente sobre la concentración de serotonina y que este neurotransmisor mejora el dolor y la depresión, dos síntomas muy habituales en los pacientes afectados de fibromialgia.
El tratamiento con SAMe es igualmente eficaz en casos de depresión asociados a la enfermedad de Alzheimer, en la que la concentración de SAMe es prácticamente inexistente. Los estudios preliminares sugieren que la SAMe podría no solo mejorar la depresión, sino también otros síntomas de la enfermedad en determinados pacientes8. Cuatro pacientes con enfermedad de Alzheimer tomaron entre 200 y 400 mg al día de SAMe durante dos semanas. Se observaron cambios significativos. Los investigadores no encontraron modificaciones en el funcionamiento cognitivo teniendo en cuenta las dosis utilizadas y la cantidad limitada de pacientes estudiados9. Sin embargo, otro estudio que utilizaba SAMe administrado por vía oral (1200 mg al día durante un periodo de entre tres a seis meses) demostró unas mejora significativa en el funcionamiento cognitivo, así como en el humor y la velocidad del proceso mental 10.

 

HIGADO EL INCREIBLE ( SAMe ) UNO DE LOS SUPLEMENTOS MÁS IMPORTANTES Y EFICACES PARA TODO EL MUNDO

 

Regenera el hígado

Los efectos beneficiosos más importantes de la SAMe se encuentran en el hígado donde su concentración es más elevada. Es capaz, por sí sola, de lograr la regeneración del hígado. Repara o revierte los daños causados en el hígado por la cirrosis. Por tanto, es un metabolito clave en la bioquímica del hígado donde realiza dos funciones esenciales. Metila y forma la sustancia más indispensable, un aminoácido: el glutatión, un antioxidante y un desintoxicante.
El hígado es el primer filtro químico del organismo. Desintoxica cada producto químico que encuentra el organismo, incluidos medicamentos y toxinas, transformándolos en metabolitos no tóxicos. El hígado fabrica también bilis y otras sustancias como las lipoproteínas. Desgraciadamente, los tejidos hepáticos pueden ser destruidos por los productos químicos, los contaminantes o los medicamentos. Pero afortunadamente el hígado tiene la capacidad de regenerarse. Se puede extirpar mediante una operación quirúrgica hasta el 80 % del hígado y este recuperará su tamaño normal en tres meses.

El glutatión es una de las armas que permite al hígado eliminar las toxinas. Cuando el glutatión encuentra una toxina, como un pesticida o un medicamento, se une inmediatamente a ella y la vuelve más soluble en agua. En esta forma hidrosoluble, la toxina puede evacuarse por las vías urinarias sin causar más daños. Las lesiones se producen cuando el hígado está tan sumergido en toxinas que ya no puede producir suficiente glutatión.
Y la SAMe es indispensable para su producción. La administración de complementos de SAMe por vía oral aumenta los niveles de glutatión.

En un estudio, 24 pacientes recibieron 1200 mg diarios de SAMe por vía oral durante seis meses. Los investigadores observaron un aumento de la concentración hepática de SAMe en los pacientes que padecen una hepatopatía alcohólica o no alcohólica11.
El hígado no es invencible y las toxinas pueden crear una cantidad suficientes de daños y bloqueos estructurales que cause un aumento de los daños hepáticos. La cirrosis es un proceso fibrótico que tienen como resultado la muerte lenta del hígado. Comienza mediante infiltraciones grasas y progresa hasta que el órgano se llena de ellas y pierde su capacidad de realizar sus funciones principales.

Los estudios clínicos demuestran que al elevar los niveles de SAMe se obtienen efectos beneficiosos en numerosas situaciones. Se ha utilizado para tratar diferentes enfermedades hepáticas, incluidas la hepatitis, la cirrosis, la colestasia o la ictericia obstructiva.  Los pacientes con cirrosis a menudo tienen problemas para convertir la metionina en SAMe. Los estudios en el ser humano demuestran que cuando se administra SAMe a pacientes con cirrosis se restaura el funcionamiento de la bilis y se aumentan las sales biliares. Otros estudios demuestran que la SAMe aumenta los niveles de glutatión y restaura los procesos de desintoxicación en los pacientes con lesiones hepáticas.
La acetaminofeno (el tilenol) es extremadamente tóxico para el hígado. En un estudio en ratones se detuvieron las muertes inminentes por dosis elevadas de acetaminofeno cuando se administró SAMe a tiempo.

Los sujetos con el hígado dañado por el alcohol, las toxinas o por enfermedades como la hepatitis tienen un mayor riesgo de padecer cáncer hepático. Se ha demostrado que la SAMe reduce el riesgo de cáncer hepático. Por el contrario, los estudios demuestran que una concentración baja de SAMe crea un entorno tóxico que aumenta el riesgo de cáncer hepático.

 

 EL INCREIBLE ( SAMe ) UNO DE LOS SUPLEMENTOS MÁS IMPORTANTES Y EFICACES PARA TODO EL MUNDO

 

Beneficioso para la salud de las articulaciones

Los ensayos han demostrado que la SAMe tiene una acción analgésica, pero el mecanismo por el que se produce este efecto todavía no se conoce bien. Este efecto analgésico no implica a las prostaglandinas, la SAMe no produce los efectos secundarios que se le asocian. Algunos ensayos han indicado que la SAMe podría aumentar de forma significativa las concentraciones plasmáticas de corticoesteroides, un efecto que podría contribuir a su acción antiinflamatoria observada en los animales y en el ser humano.

En 1975 un estudio publicado en Italia es el primero que se interesó en el efecto de la SAMe sobre la artrosis, una de las enfermedades articulares más habituales. En un estudio abierto realizado en 90 pacientes con una artropatía degenerativa grave, los investigadores constataron que la administración de 30 mg dos veces al día por vía intravenosa durante dos semanas tenía como resultado unos efectos antiinflamatorios notables sin efectos secundarios. En otro estudio, la SAMe se comparó con los efectos de las inyecciones intramusculares del analgésico indometacina. Los resultados demostraron que las respuestas a los dos tratamientos eran exactamente iguales, pero que los efectos secundarios de la indometacina no se manifestaban con el tratamiento con la SAMe12.
En los experimentos en tubos de ensayo la SAMe aumenta la cantidad de condrocitos (células cartilaginosas) y proteoglicanos (proteínas estructurales). Esto sugiere que un tratamiento con la SAMe podría invertir el proceso de la artrosis, puesto que estimula el crecimiento del cartílago13.

Un estudio realizado en el instituto König de medicina general de Alemania probó la eficacia de la SAMe en 106 pacientes con artrosis de rodilla, cadera o columna vertebral. Durante este estudio de 24 meses los pacientes recibieron a diario 600 mg de SAMe durante las dos primeras semanas, seguidos de 400 mg diarios hasta su finalización. Según los investigadores se notificó la mejora de los síntomas clínicos tras solo dos semanas de tratamiento y esta continuó hasta el final del estudio. Se trataron efectos secundarios no específicos, como náuseas, en 20 pacientes; la mayoría de ellos desaparecieron durante el ensayo14. Los investigadores observaron igualmente que la administración de SAMe también mejoró las sensaciones de depresión asociadas con frecuencia a la artrosis.

Según el informe del departamento estadounidense de los servicios sanitarios, la SAMe demostró ser un 80 % más eficaz que un placebo para aliviar el dolor asociado a la artrosis. Además, el informe constató que si se comparaba con los antiinflamatorios no esteroideos, la SAMe era como mínimo igual de eficaz. Los fármacos antiinflamatorios son conocidos por tener importantes efectos secundarios, lo que no ocurre con la SAMe.
Los investigadores de la Universidad de Maryland publicaron un metaanálisis de ensayos controlados aleatorizados sobre la SAMe en comparación con un placebo o con antiinflamatorios no esteroideos como la aspirina o el ibuprofeno para el tratamiento de la artrosis. Los investigadores concluyeron: «La SAMe parece reducir el dolor con la misma eficacia que los fármacos antiinflamatorios no esteroideos y mejorar la limitación funcional en los pacientes con artrosis, sin los efectos secundarios asociados con frecuencia a los tratamientos con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos15».

En Argentina los investigadores compararon la eficacia de la SAMe con la de un fármaco antiinflamatorio, el piroxicam, en un estudio doble ciego, aleatorizado y controlado. Un pequeño grupo de pacientes recibió 1200 mg diarios de SAMe o 20 mg de piroxicam. Se evaluó a los pacientes al cabo de 84 días de tratamiento. «No se observó ninguna diferencia entre ambos tratamientos en términos de eficacia y tolerancia», indicaron los investigadores. Pero añadieron: «En los pacientes tratados con la SAMe las mejoras clínicas obtenidas al final del tratamiento se mantuvieron más tiempo que en aquellos que recibieron piroxicam16».

En 33 clínicas italianas se llevó a cabo un estudio más amplio con 734 pacientes con artritis de rodilla, cadera, mano o columna vertebral. Los investigadores compararon los efectos de la SAMe con los de un placebo o naproxeno, un fármaco antiinflamatorio no esteroideo en el marco de un estudio doble ciego. La dosis diaria de SAMe de 1200 mg y la de naproxeno de 750 mg tenían la misma eficacia para aliviar los dolores de la artritis y ambas eran significativamente más eficaces que el placebo.

La tolerancia de la SAMe era significativamente mejor que la del naproxeno, según la opinión de los pacientes y los médicos17.
Otro estudio aleatorizado realizado en dos centros de Indiana, en Estados Unidos, evaluó la eficacia de la SAMe en comparación con un placebo para el tratamiento de la artrosis de rodilla. Los pacientes recibieron 400 mg de SAMe por vía intravenosa durante cinco días, seguidos de 23 días con 400 mg por vía oral. Un grupo de control recibió dosis similares de un placebo. Los pacientes del centro que tenían al principio los síntomas más leves mostraron una reducción significativamente más importante del dolor con la SAMe que con placebo. La respuesta en los pacientes del otro centro en el que los casos de artrosis eran más grave no fue estadísticamente significativa18.

Los científicos estudiaron a 61 pacientes con artrosis de rodilla entre septiembre de 2000 y septiembre de 2002 en el marco de un estudio aleatorizado doble ciego. Los pacientes recibieron 600 mg de SAMe dos veces al día durante ocho semanas y después 100 mg de un medicamento durante ocho semanas tras una semana sin tomar ningún tratamiento. 31 pacientes recibieron la SAMe durante las ocho primeras semanas seguida por el medicamento, mientras que los otros recibían primero el medicamento y después la SAMe. 56 pacientes terminaron este estudio.

Al final del primer mes los pacientes que tomaban el medicamento presentaban una disminución significativa del dolor en comparación con el inicio del estudio. En ese mismo tiempo, los sujetos tratados con la SAMe experimentaron una disminución marginal de su dolor. El segundo mes los pacientes de dos grupos constataron una disminución significativa de su dolor y no se observó ninguna diferencia entre los dos grupos. Al final del estudio los investigadores observaron en ambos grupos una mejora significativa del dolor. En el grupo tratado con la SAMe, la calidad de vida de los pacientes mejoró de igual manera19.

 

sergio fernandez coach EL INCREIBLE ( SAMe ) UNO DE LOS SUPLEMENTOS MÁS IMPORTANTES Y EFICACES PARA TODO EL MUNDO
Sergio Fdez Coach

 

WWW.SERGIOFERNANDEZCOACH.COM

 

 

REFERENCIAS: 

1- Dela Cruz J.P. et al., Effect of chronic administration of SAMe on brain oxidative stress in rats, Naunyn-Schmd Arch Pharmacol, 2000; 361: 47-52.
2- Elkins R., SAMe: the remarkable substance that promote detoxification, relieve arthritis and fight depression, Pleasant Grove, UT; Woodland Publishing, 1999, 10.
3- De Vanna M. et al., Oral SAMe in depression, Current Therapeutic Research, 1992; 52: 478-485.
4- Rosenbaum J.F. et al., The antidepressant potential of SAMe, Acta Psychiatr. Scand., 1990 May; 81(5): 432-6.
5- SAMe for treatment of depression, osteoarthritis and liver disease. Summary, Evidence report/technology assessment: Number 64. AHRQ publication N° 02-E033. Agency for healthcare research and quality. Rockville MD.
6- Alpert J.E. et al., SAMe as an adjunct for resistant major depression disorder: an open trial following partial or non response to selctive serotonin reuptake inhibitor or ventalafaxine, J. Clin. Psychopharmacol., 2004 Dec; 24(6): 661-4
7- Kegan B. et al., Oral SAMe in depression: a randomized, double-blind, placebo controlled trial, Am. J. Psychiatr., 1990, 147: 591-595.
8- Morrison L. et al., Brain SAMe levels are secerely decreased in Alzheimer disease, J. Neurochem., 1996, 67: 1328-1331.
9- Cohen B.M. et al., SAMe in the treatment of Alzheimer dementia, J. Clin. Psychoparmacol., 1987; 8: 43-7.
10- Battaglieri T. et al., Cerebrospinal fluid SAMe in depression and dementia: effect of treatment with parenteral or oral SAMe, J. Neurol. Neurosur. Psych., 1990; 53: 1096-8.
11- Vendemilae G. et al., Effect of oral S-adenosyl-L-methionine on hepatic glutathione in patients with liver disease, Scand. J. Gastroenterol., 1986; 24: 407-15.
12- Poli E. et al., Pharmacological and clinical aspects of SAMe in primary degenerative arthropathy (osteoarthrosis), Minerva Med., 1975 Dec 5; 66(83): 4443-59.
13- Di Padova C., SAMe in the treatment of osteoarthritis. Review of the clinical studies, AM J. Med., 1987 Nov 20; 83(5A):60-5.
14- Konig B., A long term (two years) clinical trial with SAMe for the treatment of osteoarthritis, AM J. Med., 1987 Nov 20; 83(5A):89-94.
15- Lazzaroni M. et al.
16- Maccagno A. et al., Double-blind controlled clinical trial of oral SAMe versus piroxicam in knee osteoarthritis, AM J. Med., 1987 Nov 20; 83(5A): 66-71.
17- Caruso I. et al., Italian double-blind multicenter study comparing SAMe, naproxen and placebo in treatment of degenerative joint disease, AM J. Med., 1987 Nov 20;83(5A): 66-71.
18- Bradley J.D. et al., A randomized double-blind placebo controlled trial of intraveinous loading with SAMe followed by oral SAMe therapy in patients with knee osteoarthritis, J. Rheumatol., 1994 May; 21(5): 905-11.
19- Najm W.I. et al., SAMe versus celecoxib for treatment of osteoarthritis symptoms: a double blind cross-over trial, BMC Musculoskelet Disord., 2004 Feb 26; 5(1): 6

 

 

Comentarios: