LOS PROBIÓTICOS, UNA HERRAMIENTA FUNDAMENTAL PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO INTESTINAL

LOS PROBIÓTICOS, UNA HERRAMIENTA FUNDAMENTAL PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO INTESTINAL

LOS PROBIÓTICOS, UNA HERRAMIENTA FUNDAMENTAL PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO INTESTINAL

 

LOS PROBIÓTICOS Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los probióticos son «micro-organismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas aportando beneficios para la salud». Ello es debido a que en su mayoría son similares a la flora que se encuentra naturalmente en el intestino.

Estas bacterias suelen pertenecer a dos géneros: Lactobacillus o Bifidobacterium, dentro de cada uno de los cuales existen varias especies,(Lactobacillus acidophilus o Bifidobacterium bifidum, por ejemplo); dentro de las cuales, a su vez, encontramos subespecies (como el Lactobacillus acídophilIus W22). Estudios recientes han podido corroborar cómo las cepas Lactococcus y Lactobacillus pueden inhibir el crecimiento de hongos de la familia de propias características y, por lo tanto, produce diferentes efectos en el cuerpo. Por poner un ejemplo la subespecie Lactococcus lactis W19, que se encuentra de manera natural en los productos lácteos y en determinada materia vegetal, ha demostrado ser capaz de inhibir el crecimiento de la cándida en experimentación in vitro.

 Los probióticos  representan una herramienta útil, pero es necesario conocer ciertas pautas previas que nos ayudarán a elegirlos. Cuando escoge un probiótico, es vital que contenga varias cepas de bacterias y que estas lleguen intactas a donde deben actuar, evitando ser desactivadas por los ácidos del estómago. Hay que tener en cuenta que las bacterias de muchas presentaciones de probióticos son destruidas por las condiciones ambientales antes de ser consumidas por el paciente, lo que obliga a prestar especial atención a la marca que se decide consumir. Para que un producto a base de probióticos sea eficaz, las bacterias deben estar en perfectas condiciones y ser activadas en su lugar de acción, aportando en cualquier cualquier caso la cantidad y variedad de bacterias necesarias para restablecer el equilibrio intestinal.

Por otra parte, se ha demostrado que los probíóticos que contienen múltiples especies son más eficaces que los que albergan una sola, puesto que cada bacteria actua en múltiples niveles, (mucosa de tracto intestinal, inmunidad, etc.), ayudando a restablecer en la microbiota el equilibrio primordial, alterado por una dieta no equilibrada, los viajes y el estrés emocional, a los que se suman los factores ya comentados. Los probiótícos combaten el crecimiento de bacterias patógenas el cual, dependiendo del tipo de patógeno puede ocasionar problemas a corto o largo plazo mediante la producción de ácido láctico y diferentes sustancias bactericidas

A continuación se incluye una lista de dolencias a las que los probióticos pueden ser útiles:

Diarreas infecciosas

Diarrea del viajero

Estreñimiento

Diarrea asociada al uso de antibióticos

Enfermedad de Crohn

Colon irritable

Infecciones del tracto urinario

 

Algunos mecanismos a través de los cuales los probíótícos podrían modular esta respuesta son:

Inhibición de patógenos como medio de restaurar la homeostasis bacteriana

Refuerzo de la barrera epitelial intestinal 

Modulación de la respuesta Inmune

 

Dicho esto, hay que tener en cuenta que, para que el probiótico pueda funcionar, además de contener variedad adecuada de bacterias, es importante que pueda evitar ser destruido por la acidez  estomacal. En este sentido ciertos estudios realizados sobre determinados probióticos han corroborado que la combinación de prebióticos ( elementos que nutren las bacterias) y probióticos permite que las bacterias puedan vivir más tiempo en el intestino y así actuar donde se necesite.

Para fínalizar y retomando la cita de Hipócrates debemos concluir que nuestra salud depende en parte de la de nuestro intestino. Y aunque para tal fin la nutrición constituye el principal factor a tener encuentra, sin embargo en muchos casos, los probióticos pueden facilitar una recuperación más rápida y duradera de nuestro intestino y por ende de nuestra salud.

 

sergio fernandez coach LOS PROBIÓTICOS, UNA HERRAMIENTA FUNDAMENTAL PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO INTESTINAL
Sergio Fdez Coach

www.sergiofernandezcoach.com

 

 

Referencias:

Mcfarland L. V (2006) “Meta-analysis of probiotics for the prevention of antibiotic associated diarrhea and the treatment of Clostridium difficile diarrhea and the treatment of Clostrídium difficile disease”. American Journal of Gastroenterology, 101-4:812-22

Ziemer, C. J. y Gibson, G. R. (1998): «An overview  of probiotics, prebiotics and synbiotics in the funtional food concept: perspectives and future strational food concept: perspectives and future strategies», International Dairy Journal, 8 (5-6): 473-9

 

 

 

Comentarios: