3 SUPLEMENTOS ESENCIALES QUE AÚN NO ESTÁS TOMANDO

833
  3 Suplementos Esenciales Que Aún “NO” Estás Tomando

 Por: Ignacio Arienza 

          Video Por: Sergio Fernandez  


La industria de la suplementación es una de las que más rápido está creciendo en todo el planeta. Cada día es más común ver a gente con un shaker en la mano lleno con alguna tipo de polvo: proteína de suero, de soja, caseína, aminoácidos esenciales, ramificados… Las opciones son infinitas y cada día salen al mercado suplementos más atractivos con botes más sexys y mejor marketing. Entre todo este ruido y publicidad, es difícil distinguir la verdad de la mentira o más difícil aun, qué es esencial y qué no.

Para simplificar las cosas, hay que entender que hay dos principales categorías de suplementos: aquéllos destinados a mejorar el rendimiento físico y aquéllos destinados a mejorar la salud. La efectividad del primer grupo es algo debatible en muchos casos, pero la efectividad del segundo grupo es incuestionable.

Muchos culturistas se equivocan en su acercamiento a los suplementos y gastan la mayoría de su presupuesto mensual destinado a suplementación en suplementos del grupo 1, sin tomar el tiempo necesario para estudiar la información disponible y entender qué es lo que hacen los ingredientes de ese suplemento, qué son, de dónde vienen o cómo funcionan en el cuerpo teniendo en cuenta las infinitas variables que tienen lugar en el interior de nuestro organismo.

Por esta razón, este artículo tratará 3 suplementos esenciales que todo culturista debería incluir en su protocolo y que muchos olvidan.

  1. Ácido Alfa Lipoico (ALA)

El ALA es un antioxidante universal con múltiples beneficios. El primero de ellos es que actúa como antioxidante, lo que quiere decir que “lucha” contra los radicales libres que produce el cuerpo como resultado del estrés mental o físico o simplemente como resultado de envejecer.

Los radicales libres, si no son combatidos con antioxidantes someterán al cuerpo a un severo estrés oxidativo que podría desencadenar resultados como cáncer o enfermedades cardiovasculares con posibilidades de fallo cardiaco, entre otras muchas cosas. Ha sido probado una y otra vez que la única manera de combatir este estrés es con antioxidantes. El cuerpo ya produce naturalmente ciertas cantidades de antioxidantes pero muchas veces, no es suficiente. Como culturista, o alguien que se somete a un intenso entrenamiento con una severa demanda física, los niveles de estrés mental y físico son mayores que en alguien que no se levanta del sofá, por ello es extremadamente importante mantener el estrés oxidativo bajo control.

Además de todo esto, el ALA ayuda con la resistencia a la insulina y controla el azúcar sanguíneo. Es algo común entre culturistas desarrollar resistencia a la insulina tras meses y meses de dietas  con un surplus calórico y altas cantidades de carbohidratos con el objetivo de ganar masa muscular. Por esta razón sería inteligente suplementarse con un GDA (Glucose Disposal Agent) como el ALA para mantener el páncreas sensitivo a los hidratos y continuar secretando cantidades idóneas de insulina que nos ayuden a seguir creciendo y construyendo.

Betancourt Nutrition atiende al atleta serio. Los atletas serios no luchan por un cuerpo deseado, por lo que requiere un suplemento de micronutrientes de la variedad de jardín. Es por eso que el equipo interno de desarrollo de suplementos de Betancourt creó “FullDose ™.” Complementar la dieta con FullDose ™ hace que sea más fácil cumplir con su requerimiento diario de la amplia gama de vitaminas y minerales que requiere el rendimiento general.

  1. Ayuda Articular

El culturismo es un deporte muy intenso con unos requerimientos físicos importantes. Años y años de levantar pesado pueden terminar pasando factura a las articulaciones. Hombros, codos, rodillas y muñecas, son los principales focos de lesiones óseas en culturistas que van envejeciendo.

Lo cierto es que si no se entrena de manera inteligente y si no se cuidan las articulaciones de manera inteligente, dentro de poco muchos caminarán como sus abuelas. Un espectacular ejemplo de longevidad en el culturismo es el legendario Dexter “The Blade” Jackson, quien a sus 51 años continúa siendo uno de los mejores 4 culturistas del planeta y que recientemente consiguió un discutible segundo puesto en el prestigioso Arnold Classic en Columbus, Ohio. Dexter ha hablado en múltiples ocasiones de la importancia de entrenar con la cabeza y de cuidar las articulaciones.

Por esta razón es importante empezar a cuidar las articulaciones pronto para continuar entrenando con intensidad todos los años que queramos.

Algunos de los ingredientes más efectivos para este objetivo son: la Glucosamina Sulfato, la Condroitina, el Ácido Hialurónico o el MSM.

Cualquiera de estos ingredientes naturales por sí solos,, o en combinación, ayudarán a mantener las articulaciones lubricadas y fuertes para continuar progresando.

Video Educativo: 

Y NO nos olvidamos del Probiótico…

Es de lejos el suplemento más olvidado de esta lista, ¿por qué? Porque nadie lo asocia con culturismo. Es lo que te recomienda el médico cuando estás enfermo de la tripa y punto. Eso es lo que piensa mucha gente y para nada es así. No importa lo perfectamente diseñada que esté tu dieta o lo sana que sea, si tienes problemas en la flora intestinal, por cualquier motivo, no vas a absorber nada de lo que ingieras y las digestiones serán pesadas (y las enzimas digestivas no son la solución).

Para mantener sana la flora intestinal hay que tomar los pasos adecuados para ello y un paso importante es utilizar probióticos de manera periódica, por ejemplo cada 3 meses.

¿Que qué es exactamente un probiótico? Son billones de bacterias microscópicas de distintas especies que se alojan en el intestino y conforman la flora intestinal. Mala comida, estrés (físico o mental) u otras causas como enfermedades pueden dañar estas bacterias o incluso matarlas, lo que resulta en una mala absorción de los nutrientes, entre otras cosas. De nuevo, recalcar que el entrenamiento de un culturista es estrés físico, con lo cual puede tener impactos en la flora intestinal. Por ello, utilizar un probiótico cada 3 meses es una buena pauta para optimizar la flora intestinal. Por último, no hay que confundir con el prebiótico, ya que el prebiótico es comida para las bacterias, no las bacterias en sí.

Para cualquier duda, no duden en contactarme: ignacio.arienza@gmail.com