VENTAJAS DE LOS INFRARROJOS DE LARGO ALCANCE PARA NUESTRA SALUD Y RECUPERACIÓN DEL ATLETA

infrarrojos

POR Sergio Fernández

 

INCREMENTO DE ENERGÍA VITAL

 

Las saunas de rayos de infrarrojos de largo alcance son los mismos que nos llegan del sol con el permiso de la atmósfera, un tipo de luz que el ojo humano no alcanza a visionar pero que sí siente en forma de calor.

 

Concretamente, los infrarrojos de las saunas más efectivas se mueven en una franja de luz segura con longitudes de onda de 5, 6-15 micrones y destacan por favorecer un proceso de absorción resonante sobre las células, produciendo oxígeno para una buena respiración, activando la circulación de la sangre y nuestro metabolismo.

 

PÉRDIDA DE PESO

 

La terapia de calor por infrarrojos contribuye a la pérdida de peso porque estimula el proceso metabólico de los órganos vitales y de las glándulas endocrinas, lo que se traduce en una pérdida substancial de calorías en cada sesión de sauna. Media hora de sauna tiene un consumo calórico similar a diez kilómetros de carrera.

 

ACELERACIÓN EN LA CURACIÓN DE HERIDAS

 

Los rayos infrarrojos de largo alcance tienen un efecto vasodilatador sobre los vasos sanguíneos periféricos, trayendo oxígeno a las articulaciones y extremidades, lo cual acelera la curación de desgarros y distensiones musculares, alivia el dolor y reduce el tiempo necesario para que el cuerpo se recupere de las heridas.

 

EMBELLECIMIENTO DE LA PIEL

 

A todos nos gusta lucir una piel sana y la terapia de sauna por infrarrojos, gracias al aumento circulatorio que provoca, hace que se lleven grandes cantidades de nutrientes a la piel, dotándola así de un tono y textura muy saludables. Igualmente la terapia por infrarrojos de largo alcance realiza una suave limpieza de nuestra piel.

 

ELIMINACIÓN DE TOXINAS

 

El organismo necesita liberarse de las toxinas, bien sean exógenas (ej: el alcohol o tabaco), endógenas (ej: las producidas por una infección) o autógenas (ej: las generadas por nuestra propia constitución y temperamento).

 

Durante la transpiración en una sesión de sauna estamos echando una mano a nuestro hígado y aparato digestivo en la labor de eliminación de desechos. No es de extrañar que a la piel a menudo se le conozca como “el tercer riñón”, pues puede asumir un 30% de la detoxificación.

 

MEJORA DE LA SALUD CARDIOVASCULAR

 

La sauna por infrarrojos activa el ritmo cardiaco y la circulación sanguínea, un punto vital para mantener la buena salud. El ritmo de nuestro corazón se vigoriza a media que fluye más sangre de los órganos internos hacia la epidermis, sin aumentar por ello la presión sanguínea.

 

ACTIVACIÓN DEL SISTEMA INMUNE

 

Gracias a la elevación de la temperatura corporal que se provoca mediante la sesión de sauna, nuestro organismo aumenta la producción de glóbulos blancos, lo cual refrena el avance de determinados virus y bacterias. Es por ello que el tratamiento mediante calor de infrarrojos de largo alcance es una buena medida preventiva contra enfermedades.

 

PREPARACIÓN PARA EL MASAJE

 

Una sesión de sauna de infrarrojos antes de recibir un masaje contribuye decididamente a aliviar el stress acumulado del cliente y crear una sensación general de relajación. Todo ello favorece una distensión del tejido muscular, premisa básica para que la sesión posterior de masaje sea más efectiva y profunda.

 

“Cuando pierdas las fuerzas ahí estaré yo para recordarte lo mucho que vales” www.sergiofernandezcoach.com

 

sauna infrarrojo2 VENTAJAS DE LOS INFRARROJOS DE LARGO ALCANCE PARA NUESTRA SALUD Y RECUPERACIÓN DEL ATLETA